Cómo prepararte para la recesión económica que se viene

Bandera que muestra recesion economica

La crisis económica que está a punto de llegar se venía anunciando desde el año pasado. Muchos economistas nos advirtieron que, en el 2020, una grave recesión económica golpearía al mundo entero.

¡Y eso lo advirtieron sin saber que en el 2020 ocurriría una pandemia mundial! Lo anticiparon sin saber que la economía mundial quedaría paralizada debido a que miles de millones de personas serían puestas en cuarentena.

Lo que te estoy diciendo es que la crisis económica que se avecina no la provocó la pandemia. Ya había sido pronosticada. Y estaban preocupados porque sería grave. La pandemia solo la va a empeorar.
En pocas palabras, la crisis que ya estaba pronosticada para este año se mezclará con las consecuencias de esta pandemia para crear la tormenta perfecta.

Hoy te voy a decir desde una perspectiva bíblica, y como padre de familia, lo que muy probablemente ocurrirá y cómo debemos prepararnos para recibir el golpe.

SÍNTOMAS GRAVES DE LA RECESIÓN ECONÓMICA

El pasado 26 de marzo, en medio de la crisis por esta pandemia, Roberto Azevedo, quien es nada menos que el director general de la Organización Mundial del Comercio, dejó caer una bomba que, virtualmente, hizo temblar a toda la tierra. Lo que dijo fue: “El mundo se asoma a una crisis económica peor que la sufrida en 2008”.

Necesitas tener presente que ese tipo de cosas no se pueden decir desde un puesto como el de director general de la Organización Mundial del Comercio, primero, sin tener una buena razón para decirlo y, segundo, sin tener la razón al decirlo.

Es como si hubiera un atalaya o centinela en una torre para vigilar cuando se acerca un peligro. Lo que salga de la boca del atalaya mientras esté en su puesto debe ser algo real e importante. En la antigüedad, si el atalaya no avisaba del peligro le podían cortar la cabeza.

Lo interesante es que este hombre, Roberto Azevedo, justo después de que dijo que el mundo entraría a una crisis económica gravísima, anunció que renunciará a su cargo.

Y que renuncie a su puesto de director general de la OMC en medio de una crisis es interesante porque, como te decía, en la antigüedad, si el atalaya no avisaba del peligro que se venía, le podían cortar la cabeza. A menos, claro está, de que los dirigentes no quisieran que el pueblo se enterara del peligro que se avecinaba; en ese caso, le cortaban la cabeza por avisar.

Por supuesto que no estoy sugiriendo nada, y menos asegurando algo. Pero es interesante.

En fin, lo que te estoy tratando de comunicar es que todo parece indicar que se avecina algo realmente grande.

UNA RECESIÓN ECONÓMICA APOCALÍPTICA

Ahora bien, la Biblia habla de una terrible crisis económica que ocurrirá en algún momento antes del fin.

En Apocalipsis 6:5, 6 dice: “Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino.”

Ese pasaje parece indicar que una de las catástrofes del apocalipsis será una hambruna provocada por una crisis económica. Si eso es literal, en ese tiempo un kilo de trigo o tres kilos de cebada se venderán por el equivalente al salario de todo un día; en el tiempo em que se escribió eso, un obrero ganaba un denario diario, más o menos.

De ninguna manera te estoy diciendo que la crisis que se avecina es el tercer jinete del apocalipsis del que acabamos de leer.

Sin embargo, debes observar que ese pasaje habla de uno de los cuatro jinetes que representan cuatro sucesos apocalípticos. Eso quiere decir que una crisis económica puede escalar a niveles apocalípticos.

LA PANDEMIA NO PROVOCÓ ESTA RECESIÓN ECONÓMICA

Desde años pasados, cuando los Estados Unidos y China comenzaron con su guerra económica, se veía venir para este año, 2020, una severa crisis económica. Y nadie podía predecir que también tendríamos una pandemia.

El problema de salud actual no creó la crisis económica que se avecina, pero si la va a empeorar, y ahora no solo existe el aviso mundial de que habrá una recesión económica, sino que será peor de lo que se pensaba.

Hay personas que creen en la teoría de que todo esto de la pandemia fue orquestado por élites mundiales. Pero la verdad es que esas personas no lo saben a ciencia cierta.

Lo que sí sabemos a ciencia cierta es que está ocurriendo algo grave, y yo creo que eso es lo que el Señor quiere que sepamos para que estemos preparados.

CRÓNICA DE UNA RECESIÓN ANUNCIADA

Gabriel García Márquez tiene una novela que se llama Crónica de una muerte anunciada. Desde la primera línea del libro nos enteramos de que matarán a Santiago Nasar ese mismo día.

Al final del libro se narra que Santiago Nasar camina más de 100 metros para llegar a su casa. Y, mientras camina, con una mano se detiene las tripas para que no se le salgan de la barriga que le abrieron de un cuchillazo. Luego llega a su casa donde finalmente cae al suelo y se muere.

Pero antes de que Santiago Nasar llegara a su casa, Wenefrida Márquez, una señora que lo conocía y que estaba desescamando un sábalo al otro lado del río, lo ve caminado empapado en sangre y asustada le grita: ¡Santiago, hijo, qué te pasa! Santiago la voltea a ver y le dice: Que me mataron, niña Wene.

Durante toda la novela mucha gente le avisaba a Santiago que lo iban a matar; así que él ya sabía que lo iban a matar. Es más, cuando al final lo acuchillaron y camina hacia su casa, él ya sabe que está muerto. Pero si la gente le avisaba no era para que supiera que ya estaba muerto; se lo decían para tratar de salvarlo.

¿Qué es lo que te estoy tratando de decir con todo esto? Que seguramente ya habías escuchado que se viene una recesión económica, no te estoy diciendo nada nuevo, es algo que a ti, de una u otra manera, ya te habían avisado. Has memoria y verás que sí. ¿Y quién crees que te está avisando? El que te quiere sacar de eso, Dios, tu Padre celestial.

¿DIOS TE ESTÁ AVISANDO DE LA RECESIÓN ECONÓMICA QUE SE VIENE?

Dijo Jesucristo: “¿No se venden cinco pajarillos por dos moneditas? Y, sin embargo, ni uno de ellos está olvidado ante Dios. Es más, aun los cabellos de la cabeza de ustedes están todos contados. No teman; ustedes valen más que muchos pajarillos. (Lucas 12:6,7)”.

Claro que Dios se interesa por todo el mundo, pero en especial, si tú has aceptado a Jesucristo como tu único y suficiente Salvador, puedes tener la seguridad de que tú ya eres hijo o hija de Dios. Y también puedes tener la seguridad de que tu padre celestial cuida de ti, y que Él desea que triunfes para Su gloria atravesando en victoria la crisis económica que se avecina.

¿Y QUÉ DEBEMOS HACER?

Pero ¿cómo lo hacemos? ¿Cómo podemos salir lo mejor librados de esa crisis?

Bueno, dice 1 Pedro 5:6 y 7: “Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que Él los exalte a su debido tiempo, echando toda su ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de ustedes.”

Esa pequeña porción de la palabra es el secreto para salir bienaventurados de esta crisis económica. Sí, así, bienaventurados; es decir, gozando de la felicidad plena que es concedida por Dios.

Así que vamos a analizar ese texto para saber que hemos de hacer, no solo resistir el golpe, sino para salir gozosos y bendecidos de todo eso.

HUMILLARNOS

El versículo 6 comienza con: “Humíllense”.

Frente al Dios Todopoderoso no cabe la arrogancia. Debemos llegar humildes como pequeñitos indefensos delante de Dios. Dios quiere que sus hijos se sujeten a Él de tal manera que pongan toda su confianza solamente en Él. Debemos vivir con la certeza de que Dios cuida de nosotros y que quiere que dependamos completamente de Él.

Yo recuerdo cuando mis hijas eran pequeñitas cómo se pegaban al pecho de mi esposa para alimentarse. Yo las veía indefensas y frágiles, pero me daba la impresión de que se sentían totalmente protegidas. Así es como debemos llegar a la presencia de Dios, humildes, como niños indefensos pero confiados en Su protección.

Debemos tener plena conciencia de nuestra propia insignificancia, pero al mismo tiempo de lo valiosos que somos para Dios porque fuimos comprados con la preciosa sangre de Su Hijo amado. ¿No enseña Jesús que cuando una persona se humilla como un niñito, es el mayor en el reino de los cielos (Mt. 18:1–5)?

HUMILLARNOS ANTE EL DIOS TODO PODEROSO

Luego dice: “Bajo la mano poderosa de Dios”. Este es el mismo lenguaje del Antiguo Testamento que describe el cuidado y gobierno de Dios sobre Israel.

Dios mostró su mano poderosa al sacar a la nación de Israel de Egipto (Ex. 3:19; Dt. 3:24; 9:26, 29; 26:8). Cuando sientas que la desesperación te quiere oprimir, recuerda que ese mismo Dios, que es tu Padre celestial, que no cambia y que es el Mismo ayer, hoy y siempre, sacó a Su pueblo de la opresión de Faraón con mano fuerte, y con brazo extendido.

EL NOS EXALTARÁ

Enseguida dice: “Para que él los exalte a su debido tiempo”.

Dadas las pruebas que probablemente tengamos que atravesar, existe un verdadero peligro de que perdamos el valor para perseverar.

Si bien Dios no nos va a probar más allá de nuestra capacidad, uno de los mayores propósitos de la prueba es que nos demos cuenta de que tenemos una capacidad limitada.

Eso produce humildad que Dios recompensa con exaltación. Al que se humilla, Dios lo exalta. Dios nunca olvida a los suyos, sino que llegado el momento oportuno Él los levanta y les da la victoria.

Y no importa que muramos en medio de una prueba y parezca como que fuimos derrotados, al final, cuando regrese nuestro Rey y todo el mundo lo vea venir en el cielo y a todo el mundo le tiemblen las rodillas, nosotros nos levantaremos y seremos exaltados a su lado.

ECHA LA ANSIEDAD POR LA RECESIÓN ECONÓMICA SOBRE DIOS

Luego sigue el versículo 7 y dice: “echando toda su ansiedad sobre Él, porque Él tiene cuidado de ustedes”.

Esa afirmación de que Dios tiene cuidado de nosotros es congruente con toda la Biblia:

Encomienda al Señor tu camino, y confía en él; él hará. [Sal. 37:5]

Echa sobre Jehová tu carga y Él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo. [Sal. 55:22]

Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Los paganos andan tras todas estas cosas, pero el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan.”. [Mt.6:31, 32 NVI]

Por citar solo algunos ejemplos. ¿Crees que Dios no te sustentará en medio de una recesión económica, por más grande que esta sea?

LA ANSIEDAD TE PUEDE DEBILITAR

Por otro lado, la ansiedad tiene un efecto debilitante en nuestras vidas y es resultado de nuestra falta de confianza y certidumbre.

Si dudamos, tomamos sobre nosotros la carga de las preocupaciones y demostramos así nuestra falta de fe. Por eso, Pedro nos insta a echar nuestras preocupaciones sobre Dios y a confiar en él.

El verbo echar significa la acción de esforzarse por arrojar algo lejos de nosotros. Describe una acción deliberada. Es algo que tú debes hacer constantemente. Una vez que hayamos arrojado sobre Dios nuestras ansiedades sabemos que Dios se ocupa de nosotros.

Sin embargo, necesitas entender, hermana, hermano, que la exhortación a enfrentar esta crisis con una confianza absoluta en Dios no es una exhortación para vivir de una manera descuidada.

CONFÍA, PERO NO PRESUMAS

Hay cristianos a los que les falta algo de pensamiento crítico y pueden ser “tentados” a presumir del cuidado de Dios.

Si has escuchado el segundo capítulo del sermón de George Whitefield en mi otro canal, Sendas Antiguas, podrás recordar que fue precisamente con eso con lo que tentó el diablo a Jesús: con que presumiera de la protección de Dios lanzándose del pináculo del templo, que de cualquier manera Dios lo iba a cuidar. Hacer eso hubiera sido tentar a Dios.

Entonces, si no utilizas un pensamiento crítico te vas a dejar llevar por cosas como: “No necesitas protegerte pues la sangre de Cristo te protege. No necesitas cuidar el dinero, Dios proveerá”.

Sí, Dios nos protege y provee, pero Él no quiere que seamos descuidados bajo el argumento de Su protección.

EL IPHONE 12 EN PLENA RESECIÓN ECONÓMICA

Lo que estoy diciendo es que, por ejemplo, en los próximos meses va a salir el IPhone 12 y un montón de personas, bajo el argumento de que Dios proveerá, van a ir y se van a endeudar para comprar esas cosas.

Aparte de que Dios nos dice que no debamos nada a nadie, sino el amarnos unos a otros; suponer que Dios va a solapar banalidades es un insulto sumamente grave al amor y cuidado que Dios desea tener de nosotros.

Y, por otro lado, si Dios te ha dado el poder adquisitivo para comprar esas cosas, pero el mundo está en una grave crisis económica y ves a tu prójimo padecer penurias para llevar un litro de leche para sus pequeños… que te puedo decir, eso cuando menso es inmoral.

Mantente alerta ante las tentaciones que van a llegar.

SATANÁS TE VA A TENTAR

Precisamente para evitar que los lectores de su carta tomen una actitud descuidada, es que Pedro exhorta en el siguiente versículo: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; (1 Pe. 5:8)”.

¿Crees que el diablo no se atreverá a tratar de tentarte porque estás bajo la protección de Dios en tiempos de necesidad extraordinarios?

Satanás esperó para tentar a Jesús, hasta que este sintió hambre después de haber ayunado 40 días y cuarenta. Satanás esperó hasta que Jesús sintiera el dolor más profundo de la necesidad.

Así que responde a la prueba como Jesús, con humildad y confianza en tu Padre, y Él te sacará triunfante de todo esto, con mano fuerte y brazo extendido.

Dios te bendiga, te guarde y te cuide, a ti y a los tuyos.

Comparte esto:

4 pensamientos sobre “Cómo prepararte para la recesión económica que se viene”

  1. Amado hermano, saludos desde Guayaquil. Gloria a Dios por esa elocuencia que refleja un trabajo de investigación, discernimiento y sabiduría de Dios. Yo lidero un Grupo de Venezolanos (diaspora venezolana) y nos conformamos como Remanente “Comunidad Cristiana”, estamos tomando muchos de tus trabajos como material de estudio.
    Que es Señor te siga bendiciendo y dando entendimiento para interprertar los tiempos y con bases biblicas responder tantas interrogantes que pesan sobre los creyentes. Un Abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *